Contáctanos!

¡Contáctanos!

preguntas frecuentes

 

despejamos tus interrogantes

¿Qué entendemos por marketing digital?

Marketing digital, Internet marketing, Marketing web, Marketing online… Son distintas formas de llamar a lo que en la misma Wikipedia se define de una manera clara y sencilla: el marketing de productos y servicios a través de Internet.

En cualquier caso, a nuestro modo de ver, no debemos entender Internet como un canal de marketing más y hay que enfrentarse al reto de integrar lo digital en la estrategia global de una empresa. Es decir, no podemos planificar una estrategia de marketing en la que los distintos canales (tiendas, call centers, Internet, etc.) se planifican y ejecutan de forma independiente. Hoy en día las mismas personas que van a una tienda (física) tienen perfil en Facebook y buscan “vuelos baratos” en Google. Se trata de algo bastante obvio, pero aún así, si miramos la forma en que se organizan las empresas, todavía existe la tendencia a crear mini unidades especializadas en online que trabajan de forma independiente con pocas sinergias con el resto de departamentos.

¿Qué debemos tener en cuenta para definir una estrategia de marketing digital?

El centro de una estrategia de marketing online son los usuarios, pero… ¿qué quiere decir esto exactamente? Es a través del conocimiento de nuestros usuarios (clientes) y de sus necesidades que podemos empezar a desarrollar nuestra estrategia de marketing. No sólo hay que centrarse en ellos, sino luchar por ellos. El profesional del marketing online debe convencer a los demás en cómo deben ser los sitios web, las redes sociales y todos los activos digitales involucrados, para que el usuario pueda utilizarlos más fácilmente y encuentre lo que ha venido a buscar. Luchar por el usuario es ponerle las cosas fáciles para llevar a cabo su objetivo. Tan sencillo y complicado como eso.

¿Qué define un buen plan de marketing digital?

Aunque suene a obviedad, lo primero que necesitamos es una estrategia. La estrategia está por encima de las acciones del día a día y es mucho más importante que dominar una herramienta específica: éstas cada vez son mejores, más sencillas y requieren menos conocimiento para sacarles provecho. Aunque como profesionales hoy en día nos resulta indispensable dominar herramientas como Google Analytics y Facebook Ads, lo más probable es que en el futuro estas herramientas funcionen de forma autónoma mediante algoritmos de inteligencia artificial, los cuales ya están teniendo excelentes resultados en la actualidad. Por ello, más que el conocimiento técnico, cada vez será más importante tener una visión estratégica.

¿Qué fuentes de adquisición de tráfico debemos considerar principalmente?

La respuesta a esta pregunta debe comenzar con un rotundo depende: depende de nuestro modelo de negocio, objetivos, estrategia, servicios que ofrecemos, etc. Lo que sí resulta indispensable es conocer las características principales de las diferentes fuentes de tráfico, desde el SEO como fuente orgánica, generalmente de bajo valor monetario pero con mayor cantidad de tiempo en alcanzar buenos resultados, hasta campañas de Ads, en donde los resultados a veces llegan con mayor rapidez pero con una inversión mas alta en su presupuesto.

¿Qué ventajas ofrece el marketing digital?

En comparación con el marketing tradicional, hay diferentes aspectos que cabe destacar en el ámbito online y que son especialmente relevantes para la consecución de nuestros objetivos, sea cual sea nuestro modelo de negocio.

El valor de los datos. En la publicidad tradicional hacíamos encuestas para conocer el comportamiento de nuestros clientes (reales o potenciales)… En cambio, en marketing digital tenemos la información de lo que han hecho (no su opinión). Con ello podemos interpretar exactamente sus acciones, ya que no nos mentirán. Basarnos en los datos también nos permite analizar con fiabilidad el retorno de la inversión y, por tanto, la eficacia de nuestras acciones.

La segmentación. El marketing online nos ofrece unas posibilidades de targetización de nuestras acciones que van mucho más allá de los datos demográficos básicos que se utilizaban anteriormente (edad, sexo, clase social…). De este modo podemos basarnos en términos de geolocalización, historial de búsquedas, dispositivo a través del cual acceden, fuente de procedencia del enlace, etc… Sin olvidarnos que también podemos segmentar en función de comportamientos, por ejemplo, sin son usuarios nuevos o recurrentes o si clican en una zona del site o en otra.

La inmediatez. Hablamos de la capacidad de modificar, articular o corregir nuestras acciones online en un tiempo razonable, si comparamos con lo que cuesta imprimir un folleto o grabar un vídeo… A partir de esta inmediatez podemos desarrollar sistemas de prueba y error como el Test A/B que fundamentalmente se basa en mostrar dos versiones alternativas para analizar cuál resulta más eficaz.

¿Qué parámetros hay que tener en cuenta para analizar usuarios?

En el centro de una estrategia online, independientemente de los objetivos que nos marquemos, siempre están los usuarios. Por ello resulta indispensable conocer al máximo a estas personas. Ojo, hablamos de personas. A menudo los planes de marketing analizan a los usuarios a partir de números (edad, lugar donde viven…) cuando lo realmente importante es caracterizarlos, es decir, pensar en aquellos aspectos que los definen: motivaciones, problemas, aficiones… Dicho de otra manera, es más relevante saber que a un usuario le gusta el tenis y es seguidor de Rafa Nadal que saber si vive en la zona alta de una gran ciudad y qué ingresos tiene.

Por eso, para concretar un plan de marketing resulta mucho más útil describir los llamados «buyer persona», es decir, acercarnos a los usuarios basándonos en aspectos subjetivos (gustos, deseos…). De hecho, la definición de personas es una técnica habitualmente utilizada como base para mejorar la experiencia de usuario de una web. Se trata de crear personajes ficticios haciendo hincapié en los aspectos relacionados con comportamientos y actitudes.

¿Qué buscamos conseguir en Internet?

Lo primero que tenemos que tener claro es cuál es nuestro objetivo principal y cuáles podrían ser los objetivos secundarios. En función de nuestro modelo de negocio y la situación del mismo nos interesarán diferentes metas, como pueden ser:

  • Generar notoriedad de marca.
  • Visitas a nuestro sitio web.
  • Suscriptores a nuestro blog o newsletter.
  • Contactos de clientes potenciales.
  • Ventas de nuestros productos.
  • Fidelizar a nuestros clientes.
¿Cómo podemos medir los resultados?

Otra de las grandes ventajas del marketing digital respecto al tradicional es la posibilidad de medirlo prácticamente todo. Esto nos ayudará a tomar decisiones objetivas y ser capaces de cuantificar el rendimiento de nuestras acciones y la rentabilidad de las mismas. Existen multitud de métricas y de herramientas de análisis que nos ayudarán en esta tarea.

Debemos seleccionar unos objetivos a corto, medio y largo plazo para valorar los resultados de nuestras acciones. Estos objetivos deben ser realistas. Para poder medirlos tenemos que seleccionar cuáles son nuestros KPI.

KPI (Key Performance Indicators) son los indicadores principales del rendimiento, métricas que nos ayudan a entender cómo lo estamos haciendo en relación a los objetivos que nos hemos marcado.

¿Quién va a realizar EL TRABAJO DE MARKETING DIGITAL EN MI EMPRESA?

Una decisión muy importante que debemos tomar es la de quién se va a encargar de diseñar y ejecutar la estrategia de marketing digital. Respecto a ello, dispones de varias posibilidades:

  • Externalizar: Subcontratar todo el trabajo a uno o más profesionales especialistas en cada campo, como por ejemplo a SLIERPRO para llevar tus campañas de Facebook Ads o fortalecer el Branding de mi marca.
  • Internalizar: Contratar a profesionales en nómina o formar al personal existente.
  • Mixta: Combinando personal propio con profesionales o agencias extenas.

Es una decisión complicada y cada caso presenta varias ventajas e inconvenientes.

¿De cuánto dinero dispongo para invertir en Marketing Online?

Debemos tener claro de qué presupuesto disponemos para marketing digital y en qué plazo de tiempo vamos a invertirlo. Es algo fundamental para saber qué acciones vamos a poder realizar y los resultados que podemos esperar.

También debemos asignar partidas dentro de nuestro presupuesto para los diferentes actores que pueden intervenir en nuestras acciones, como el personal interno, agencias de marketing, herramientas y otros proveedores relacionados con la publicidad en Internet.

El Bosque Norte 21, Las Condes, Santiago, Región Metropolitana, Chile.

___________________________ PREGUNTAS FRECUENTES

TÉRMINOS Y CONDICIONES

 

Somos parte de:

El Bosque Norte 21, Las Condes, Santiago, Región Metropolitana, Chile.

PREGUNTAS FRECUENTES

TÉRMINOS Y CONDICIONES

 

Somos parte de: